Corcholatas rebeldes

Pulso

PULSO

Eduardo Meraz

Quizás en busca de la atención del destapador, distraído y destapando a aspirantes de otros partidos, las corcholatas empiezan a “corregirle la plana” al presidente totalmente Palacio Nacional, y ya empiezan a hacer planteamientos sobre las políticas públicas fallidas aplicadas en la actual administración.

Quien ha puesto el cascabel al gato, es el ex secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien ya presentó en sociedad dos proyectos en las áreas done el fracaso ha sido más notable: seguridad y salud, dejando entrever si no su desacuerdo total con las acciones aplicadas en estos campos, al menos una manera diferente de ver los problemas y de cómo solucionarlos.

Algo parecido ha decidido poner en práctica el ex titular de Gobernación, Adán Augusto López, en materia de seguridad, contrastando con la postura presidencial de hacer responsable a las fuerzas armadas de la seguridad pública, si bien les dejaría las tareas de seguridad interior y nacional.

Por su parte, el exsenador Ricardo Monreal aun cuando no ha presentado alternativas perfectamente delineadas, si ha cuestionado alguno de los procedimientos aplicados en este gobierno, sobre todo en el ámbito económico, en donde nota insuficiencias significativas, en especial en el sector primario.

La única fiel a cualquier costo con las líneas marcadas por el habitante temporal del palacete virreinal es la chica de la cola de caballo, Claudia Sheinbaum, quien no sólo asume al 100 por ciento las estrategias, sino incluso se ha vuelto una calca del tono del mandatario.

Es evidente que la “independencia” de las corcholatas, de la cual ha presumido el mandatario sin nombre y sin palabra, supuestamente anulada con la firma del acuerdo de principios de junio, ha constituido un freno, frente a los aspirantes de la oposición, quienes no están obligados a lanzar loas al ejecutivo. Al contrario, han hecho eco a las demandas de importantes grupos de la población.

Así, los aspirantes guindas se han dado cuenta que llaman más la atención sus desvaríos o actos fallidos de las asambleas informativas, por lo cual están tratando de hacerse de la “arrogancia de sentirse independientes”, a fin de que sus eventos no transcurran sin pena ni gloria.

Alzar la voz o dar un tono discordante tal vez llame la atención de su destapador; claro, sin exagerar, pues los humores en Palacio Nacional son tan variables y resultar contraproducentes. Y para acabarla de amolar, el Instituto Nacional Electoral les tiene restringidos hacer propuestas de gobierno, pues aún no es tiempo de precampañas.

Es tan esquemático su proceder, que casi no se atreven a acudir a los medios de comunicación, sobre todo los de mayor audiencia, pues tienen instrucciones precisas de no hacerlo; y aún cuando algunos se saltan las trancas, otros prefieren obviar este camino, pues a su parecer las entrevistas son violentas.

Estas incipientes manifestaciones de independencia, es probable que el presidente totalmente palaciego deje de entretenerse con los aspirantes de fuera, pues las expresiones de rebeldía pueden ocasionar naufragios entre las corcholatas de casa.

He dicho.

 

EFECTO DOMINÓ

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) alertó sobre el incremento acelerado de casos positivos con Covid-19 (359 mil 281, según datos recientes reportados por la Dirección General de Epidemiología), “lo que revela que el virus circula ampliamente a nivel comunitario en gran parte del país”. Por ello, recomendó volver a utilizar el cubre bocas.

 

[email protected]

@Edumermo